Volver al Inicio

 

 

 

 

 

"La bici y el Alba"...

05/05/09 | Deportistas Destacados
 

Uno de los campeones más grandes que conoce la historia de Maciel: Mauricio Ramón.

 

¿Siempre corredor de alba?

No, primero fui federado por el club Maciel, debido a mi amistad con queko Rafín. Estaba trabajando en el Molino cuando ocurrió un hecho que me hizo cambiar el rojo por los triperos.

Tenía que preparar una de las carreras más importantes, la Pergamino - Rosario, en ruta. Ésta se corría el domingo y mi trabajo se basaba en hombrear bolsas, lo cual era duro para mi entrenamiento; pero la moneda hacía falta. Ese mismo viernes pedí no trabajar el sábado para descansar y estar en condiciones.

Y… ¿Qué pasó?

Un miembro de la patronal y dirigente de dicho club me dijo que cuidara mi trabajo y que yo era un corredor de plaza. Me salió la gallegada y me fui.

A Pergamino llegué igual, en un colectivo de línea y con la bici desarmada. Terminé tercero y con una foto en el diario donde mencionaban la gran performance de un ignoto Mauricio Ramón mezclado con los grandes del ciclismo nacional.

Entonces fui con el recorte a verlo al doctor Stelzer.  "Don Carlos" salió del consultorio y me dijo ¿Qué precisas pibe?. Le comenté lo sucedido en mi trabajo anterior y me dijo "Te vas al frigorífico que yo hablo".

Ahí estuve varios años, donde me trataron muy bien. En esa época corrí federado para alba en muchas competencias. Lo más importante fue que el frigorífico me pagó los sueldos aún sin trabajar para poder prepararme.

¿Cómo siguió tu carrera?

En 1953, en una de las primeras carreras de Ford "T" organizada por el club alba, se realizó una competición de bicicletas, después de las tres series de autos. En la final participó la estrella provincial "Robles" y muchos ciclistas famosos. Yo fui el único de Maciel y corrí con una "cuatrochio" prestada por Aldo Videla.

La serie constaba de 25 vueltas en tierra floja y mojada, con tres embalajes. Gané de punta a punta y en ese recorrido conocí el calor popular de la gente de Maciel.

Un tiempo después el ciclista y cantor "el negro Paez" fue a hablar con mi padre al campo para que me deje viajar a Rosario para competir en el "circuito zona sur". Él se hizo cargo de todos los gastos. Gané entre varios grandes de Santa Fe y Buenos Aires. Aquí empezó una trayectoria exitosa.

¿Cómo llegaste a los Panamericanos de 1959 y a la Selección Nacional?

Fue muy duro. Tuve que ganar dos carreras muy importantes. Una fue la vuelta de Entre Ríos y la otra la primer etapa Rosario - Santa Fe. Previo se realizó un selectivo provincial. Éste se desarrolló en seis carreras - cinco en ruta y las 100 vueltas en el Parque Independencia de Rosario. Gané tres de ruta y las 100 vueltas. De allí salimos los dos mejores de Santa Fe.

Así viajamos directamente a Buenos Aires y nos instalamos en el hotel Retiro, ubicado a 37 kilómetros del velódromo. Fui en bici al primer encuentro y como no conocía bien, llegué a cinco minutos de iniciada la prueba. Expliqué lo que me había sucedido y me dijeron: "bueno, entre y demuestre si sirve".

Entré, me prendí y desconté más de tres minutos de los cinco; y con eso me dejaron seguir en las pruebas. Luego gané en Buenos Aires; en la Plata: las 100 vueltas; en la trayectoria Rosario - Santa Fe obtuve el segundo lugar y en Ezeisa terminé primero. Obtuve muchos triunfos y algunas derrotas que culminaron con mi máximo logro en representar a la celeste y blanca en los panamericanos, donde en equipo logramos el podio dorado.

 

 

 

 
 

Encuesta Albiceleste

 

Último video subido

 

Video Destacado

 
 
 

 

 

 

Club A. Alba Argentina - 2013

 

Administración de contenidos: Aldana Squaranti

Desarrollo Web: Rodrigo Guidetti